Críticas | Baldovi.Net

Críticas

Crítica de ‘Atómica’. La rubia de Charlize Theron enseña su lado más oscuro y sensual.

Los años 80 están de moda y todos lo sabemos de sobra, obviamente, David Leitch también lo sabe y por ello seguramente decidió dirigir este potente largometraje. Se juega mucho con las luces de neón y la oscuridad, para dotar al filme de una estética completamente ochentera. Tampoco se quedan para nada cortos con la selección musical, ya que divierte desde el minuto cero: imaginaros escenas violentas y sangrientas acompañadas de canciones disco que fueron, son y seguirán siendo míticas, es simplemente genial (fans de Depeche Mode, ¡al loro!).

Retrocedemos hasta el año 1989 con el muro de Berlín aún erguido separando la ciudad. Como bien vaticina el título (“Atómica”), se producirá destrucción y muerte por doquier, quizás no en forma de una bomba atómica per se, pero sí a manos de una arma humana llamada Lorraine Broughton (Charlize Theron), una espía contratada por los americanos para investigar el asesinato de un agente del MI6 que tenía un listado de todos los agentes encubiertos que trabajan en Berlín Este. James McAvoy acompaña a Theron como el espitoso agente David Percival creando toda una intrigante historia de corrupción y sospecha a su alrededor. También contamos con la aparición de John Goodman, Toby Jones, Sofia Boutella (“La momia”) y el joven Bill Skarsgård (“Hemlock Grove”).

Vale, hasta aquí todo parece ir bien, pero lo cierto es que la trama se va retorciendo y volviendo más enrevesada a medida que avanza. Seguramente, debemos agradecer su complejidad al guionista Kurt Johnstad, y a Antony Johnston y Sam Haart, escritores de la novela gráfica del 2012 “The coldest city” en la cual está basada. Lo cierto es que hay que prestar atención a los detalles e intentar no perderse en la historia, ya que en alguna ocasión puede resultar un tanto liosa.

Cómo no, Charlize Theron está despampanante y muestra su fiereza y sensualidad en todos los sentidos. Sin ella, este filme no sería igual, le da vida y carisma a su personaje entregándose de lleno y zambulléndose en una época llena de violencia, alcohol y sexo. Curiosidad: El título original es “Atomic Blondie”, posiblemente haciendo referencia a la canción “Atomic” de Blondie, que trata del deseo sexual y fue censurada por la BBC en los 90.

Lo mejor: Ver a Charlize Theron repartiendo leña en un maravilloso plano secuencia.

Lo peor: La complejidad de la conducción de la historia y la previsibilidad del guion.

Baldómetro: No está mal 3/5

Critica de ‘Transformers: El último caballero’. Epicidad a base de pirotecnia y metal alienígena.

Hace 10 años el cineasta Michael Bay desarrolló una película de acción y ciencia ficción basada en la línea de juguetes de Hasbro, ‘Transformers’ (2007),la cual fue todo un éxito. Con el paso del tiempo han surgido hasta 5 films de esta saga, que la crítica constantemente ha ido rechazando, aunque otros la han adorado por sus magníficos efectos visuales de CGI, cámara lenta (slow-motion) o simplemente por tratarse de una franquicia claramente ‘palomitera’.

En esta ocasión, Optimus Prime se ha ido, dejando el destino de la Tierra en peligro, ya que los extraterrestres de metal y los humanos se encuentran en guerra. La clave para salvar el futuro de la humanidad se encuentra enterrada en los secretos del pasado. Un héroe y su peculiar equipo, deberán hacer frente a la amenaza mientras tratan de descubrir dónde se encuentra.

‘Tranformers: El último caballero’ repite el mismo patrón que sus predecesoras, combinando escenas rápidas, pirotecnia en grandes cantidades, movimientos de cámara imposibles y añadiendo leyendas cotidianas o construcciones históricas. Sin embargo, este despliegue de recursos habituales acaba cansando y es absurdo estirar tanto la burbuja. Es evidente que en pequeñas dosis funciona y es de agradecer encontrar estos elementos intercalados entre tramas más dramáticas.

La película en cuestión dura 150 minutos, en los que la trama se va enroscando sobre sí misma para sorprender con un par de giros de guion y situaciones poco relevantes, pero al ir acompañadas de una intensa acción, la hacen puro entretenimiento, eso sí, superfluo, ya que una vez finaliza poco permanece en la cabeza del espectador.

Quizás el valor añadido es la presencia del gran Anthony Hopkins, el cual sorprende en un film de este calibre y pese a su papel bastante olvidable, el rato que pasamos con él en escena es de agradecer, alejándonos del protagonista y héroe que no se desprende de su humor simple y desencajado y de su chulería innata, es decir de Mark Wahlberg, el cual repite papel siguiendo los cánones y directrices que dictan este tipo de largometrajes.

En definitiva, Bay pretende que el espectador pase un buen rato y devore su bolsa de palomitas, para ello es mejor dejar de lado los detalles inverosímiles y dejarse llevar en este caótico entresijo de metal en el que hay elementos buenos y malos. Al fin y al cabo, no deja de ser ciencia ficción.

Lo mejor: La mezcla de leyendas con extraterrestres es original. Es ideal para fans de la saga.

Lo peor: Se reitera ofreciendo un producto caduco explotado a la enésima potencia.

Baldómetro: Regular 2,5/5

Crítica de ‘Spider-Man: Homecoming’. El Spidey más adolescente rebosa humor y frescura.

Los tiempos cambian. Echando la vista atrás vemos como la inocencia del Spider-Man de San Raimi y la madurez del de Marc Webb se quedan en nada ante esta nueva versión de John Watts. Aquí tenemos un Spider-Man del siglo XXI que no sabíamos que queríamos pero que necesitábamos. Y todo gracias a dos personas: Jon Watts y Tom Holland.

El realizador sabe a la perfección cómo sacarle partido a un buen reparto juvenil e impregna a la cinta de un tono fresco, irreverente, con guiños al mundillo Vengadores y con un sorprendente humor adolescente que prácticamente forma parte de las bases de la cinta. Y seamos claro, tanto humor podría haber acabado siendo excesivo o ridículo, pero en lugar de eso nos deja una de las películas Marvel más divertidas y un secundario (el amigo de Peter) de lujo.

¿Qué decir de Holland? Él es Spider-Man. Lo clava a la hora de aportar la chispa y energía adolescente que le hacía falta a Spidey y que lo deja más cómodo y natural que en las versiones de Garfield o Maguire. En el colegio, en su día a día siendo Spider-Man, junto a Tony Stark (que no sale tanto como pensaba), probando los gagdets del traje; ves en sus ojos las ganas y la ilusión de comerse el mundo. ESO es ser un adolescente.

Pero haría algo más a parte de un buen actor, ya que la cinta tiene una historia, que a pesar de tener bajones de ritmo y que se noten sus 120 minutos, iremos viendo in crescendo los conflictos de Peter Parker, su obsesión con ser Spider-Man y esas no siempre tan buenas decisiones que toman siempre los adolescentes y que luego tienen que aprender una sabia lección para madurar.

Otro punto fuerte es el tema villano, que era una de las carencias de las cintas de Marvel. Pero aquí Buitre (que tanta perece daba al principio) acaba siendo de los mejores del Universo Marvel. Entiendes sus motivaciones, son cercanas, empatizas con él y hasta te das cuenta que no se diferencian tanto de las de Peter Parker, haciendo que el duelo villano-héroe sea peligroso y contundente. Es más, su clímax no está en las escenas de acción (destripadas desgraciadamente en los tráilers) sino en una escena dialogada de coche. FLIPANTE.

En resumen, ‘Spider-Man: Homecoming’ no es perfecta, pero resulta ser tan entretenida y estimulante que a los chavales seguro les despertará algo dentro. Y a los más mayores les sacará de dentro aquel niño que quería pasarse horas de leyendo cómics o viendo series de televisión de sus superhéroes favoritos mientras sus madres les hacían un bocata de nocilla.

Lo mejor: El humor y el clima juvenil.

Lo peor: Los 120 minutos hacen mella en el ritmo.

Baldómetro:  Muy Buena 5/5

Crítica de ‘Dunkerque’. La angustiosa y real batalla contrarreloj por la supervivencia.

Christopher Nolan vuelve a conmocionarnos con este magnífico largometraje bélico, obviamente, dirigido y escrito por él mismo. Con este filme logra transmitir una impresión muy humana y veraz del milagro de Dunkerque, una operación que se llevó a cabo durante la Segunda Guerra Mundial en la costa francesa para que el gobierno británico pudiera rescatar a soldados británicos, franceses y belgas.

La trama se centra en tres personajes completamente dispares y de diferente rango, interpretados por Fionn Whitehead (soldado), Tom Hardy (piloto de caza) y Mark Rylance (civil). El desarrollo y la evolución de estos tres protagonistas son los pilares del guion, cuya fuerza no se basa en diálogos vacíos, sino en la expresividad de las miradas y en el uso de las palabras adecuadas.

Como ya sabemos, Nolan tiene predilección por jugar con las líneas temporales, por lo que ‘Dunkerque’ no podía ser menos. Se nos presentan tres: cada una corresponde a las vivencias de los tres protagonistas durante una semana, un día y una hora respectivamente. Así pues, vemos la peligrosa carrera contrarreloj de un soldado británico en tierra a lo largo de una semana, la valiente hazaña de un civil en un barco a lo largo de un día, y la incesante batalla de un piloto de cazas en el aire a lo largo de una hora. Estas tres líneas paralelas quedan cohesionadas y concatenadas, prácticamente te llevan de la mano.

La composición musical, a manos de Hans Zimmer, también proporciona fluidez y ritmo a la historia. Desde el minuto cero, partimos con una base orquestal que nos pone en tensión y, además, de fondo vamos escuchando el sonido de un metrónomo que parece que marque la cuenta atrás del rescate.

Por último, el despliegue de efectos especiales y la recreación de escenas bélicas que ha precisado esta gran obra maestra está completamente justificado. Necesitaron a 6.000 extras y además usaron buques de guerra, botes e, incluso, un caza Spitfire. Todo ello, junto a una ambientación gris y sobria, le aporta un realismo inigualable y te traslada al corazón de la batalla para que sientas la angustia de la lucha por la supervivencia. En este filme, el dicho “una imagen vale más que mil palabras” cobra vida.

Lo mejor: El resurgimiento de Nolan en la gran pantalla con una superproducción de este calibre.

Lo peor: El sentimiento patriótico bélico y el ritmo pausado de los cambios de líneas temporales.

Baldómetro: Muy buena 5/5

Crítica de ‘La guerra del Planeta de los Simios’. Dramatismo en la batalla interna de César.

Tal y como se puede leer en sus primeros minutos, tras el ORIGEN y el AMANECER nos toca enfrentarnos a la GUERRA. Parece obvio, pero ese prólogo del principio asienta las bases de la historia (para quien venga perdido y le haya echo gracia ver en el póster a un mono junto a una niña) del tono y la narración de los siguientes 140 minutos.

El director Matt Reeves sabe a qué juega y cómo quiere jugar así que nos presenta toda la pelicula con un planteamiento adulto usando un marcado tono bélico. No es de extrañar pues, que las referencias a clásicas cintas bélicas, como por ejemplo la innegable ‘Apocalypse Now’ (1979), estén presentes tanto en personajes como en desarrollo de algunas escenas.

La acción está bien dirigida y es contundente pero las set-pieces no abundan y se intercalan con el corazón de un guión cuidado: el drama personal de César, su guerra interna desde que aprendió a hablar a base de hostias. La protección de su familia, la venganza que le corroe por dentro, los fantasmas del pasado, la supervivencia de su especie…

Temas complejos que están tratados casi sin dialogo y con cierto tono intimista. Con ‘WALL-E’ (2008) vimos que era posible narrar una historia con lo mínimo, y aquí vuelve a pasar: el motor son las miradas, los gestos, y los tan importantes a veces silencios de simios y humanos. Todo ello acompañado de una perfecta banda sonora compuesta por Michael Giacchino la convierte en uno de los blockbusters más dramáticos e intensos visto en años.

Pero bueno, todo lo comentado anteriormente no tendría sentido sin el enorme y brutalísimo trabajo de Andy Serkis y el equipo detrás de la compañía de efectos especiales WETA. Si en las anteriores películas ya flipábamos, en este tercera entrega se han superado. En el filme dicen que César tiene unos “ojos casi humanos”. Se equivocan: SON HUMANOS. Lo que te consiguen transmitir en los primeros planos es algo increíble. Además hay mejoras en la iluminación y tomas en grupo.

Pero no sólo César, todos los simios importantes en la trama están creados con un nivel de detalle que abruma. En ese aspecto hay que destacar a Simio Malo, un personaje que está tan bien trabajado en todas sus capas que cuando crees que solo sera un Jar Jar Binks de la vida, se convierte no solo en un secundario necesario sino también querido. De él salen las pocas (pero bien recibidas) notas de humor involuntario.

En fin, que entre nosotros no sólo tenemos una señora película, sino un broche de oro a una trilogía que a diferencia de las originales de los años 70 no han parado de crecer hasta convertirse en una de las mejores trilogías de las últimas décadas. Y eso viniendo de la liga de las precuelas es algo muy difícil. Menos mal que a Reeves sí que “le enseñaron un par de trucos fáciles”.

Lo mejor: Despedir a lo grande una trilogía que desde la primera película apuntaba maneras.

Lo peor:  Su narración calmada y pausada sacará de quicio a los que busquen un blockbuster veraniego al uso.

Baldómetro: Muy Buena 5/5

Crítica de ‘Batman v Superman: El amanecer de la justicia’. Un duelo descafeinado y azucarado.

Se acabó el embargo. Ya se puede rajar. Desde los inicios ‘Batman v Superman: El amanecer de la justicia’ lo ha tenido difícil. Que si Ben Affleck es un buen Batman, que si Jessie Eisenberg pega como Lex Luthor, que si lo de que Wonder Woman sobra, que si Warner va a resbalar… ¿Conclusión? Cuidado con la caída.

Aunque sea mejor que la fría y sobresaturada ‘El hombre de acero’ (2013), su gran fallo está en su guión y sus aires de grandeza. Por un lado, tiene un ritmo irregular ya que tiene muchas tramas que lanzan mucha información pero que están narradas muy abruptamentamente, y claro, se hace larga; y por otro la trascendencia de la película ya que quiere ser algo que no es.

Pero la mayor cagada es dejarnos una confrontación descafeinada entre los dos icónicos superhéroes (el verdadero gancho de la película) y hacer el detonante y la resolución de una forma tan precipitada como mal ejecutada. No diré más, pero los traumas maternales y los sentimientos que conllevan no son una buena idea en algo así.

¿Lo mejor? Ben Affleck como Batman, o mejor dicho como Bruce Wayne. Su rabia, frustración y traumas no sólo hacen que su versión del caballero oscuro sea con la que más podamos conectar, sino que sea mejor que la de Nolan. Batman es el auténtico protagonista y se nota, ya que Snyder nos brinda grandes momentos sobre su pasado (a mi el flashback de sus padres me chifla) y que seguramente ya veremos en su aventura en solitario.

Henry Cavill sigue estando perdido, sin encontrar su sitio y su Superman es más sensiblero que nunca ante los conflictos éticos, morales y hasta religiosos que conlleva su existencia; Eisenberg como Luthor distrae con sus muecas y todo el rato ves a una copia barata del Joker; Jeremy Irons nos da aire fresco y hasta aporta los toques humor; y Gal Gadot como Wonder Woman mola lo suyo (¡sorpresa!) a pesar de estar metida con calzador y promete dar mucha guerra a ritmo de las guitarras eléctricas de Junkie XL.

En fin, si os gustó ‘El hombre de acero’, el que es la primera piedra sobre la que se construirá el complejo multiverso cinematográfico de los personajes de DC Comics os hará disfrutar como niños ya que entretiene un buen rato, pero es una pena que esos cimientos sean tan dispersos y no importen como los de Marvel. Por cierto, aquí la escena post-créditos está a mitad de película…

Último consejo: si aún no lo habéis visto, huid de su segundo tráiler ya que te cuenta CASI todo lo gordo. Se han pasado.

Lo mejor: Ben Affleck

Lo peor: El enfrentamiento entre Batman y Superman

Baldómetro: Regular 2,5/5

Crítica de ‘El puente de los espías’. Spielberg sigue madurando con un relato moral en Guerra.

El tándem formado por Steven Spielberg y Tom Hanks vuelve a funcionar. El director no sólo demuestra que se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera y volviendo a ofrecer una lección sobre su madurez como narrador, usando la composición de plano y su significado como nunca, sino que nos brinda un potente relato moral para tiempos revueltos encubierto en una cinta que se cuece a fuego lento.

Sin ningún tipo efectismo barato, de subrayado forzado o dramatismo argumental (el guión de los hermanos Coen ayuda con los toques de humor) nos encontramos con una cinta que a pesar de su ritmo lento entretiene, conmueve y nos deja poso tras su visionado. Y ojo, se puede decir que son dos, ya que Spielberg mezcla el drama judicial con el thriller de espías. Precisamente esa trama de espionaje tan poco desarrollada es su talón de Aquiles…

Y si Spielberg deja patente su madurez detrás de las cámaras también se ve delante de ella la de su fetiche Hanks, que más agusto que un arbusto encarna un personaje íntegro metido en un lío que sólo puede solventar de la única manera que sabe: siendo fiel a sí mismo. Aún así, el actor revelación de la cinta es Mark Rylance que desde el minuto uno te hipnotiza y te consigue transmitir todo lo que está pasando.

Lo mejor: Madurez narrativa y composición.

Lo peor: Falta de espionaje y lentitud.

Baldómetro: Muy Buena 4/5

Crítica de ‘Guerra Mundial Z’. Entretenimiento familiar para el blockbuster sorpresa del verano.

135 millones de euros gastados en la producción, un retraso de nueve meses en la fecha de estreno por su rodaje largo, problemático y tortuoso, y un mal rollo generalizado en el equipo, hacían augurar que ‘Guerra Mundial Z’ podría ser el mayor batacazo de crítica y taquilla de Hollywood desde hace años, pero al final no ha sido así. ‘Guerra Mundial Z’ no sólo entretiene de lo lindo, sino que se convierte en el blockbuster sorpresa del verano.

Pero ojo, no todo es oro lo que reluce. Su guión apresurado, la ausencia de un siempre bien recibido gore (culpa del maldito PG-13) y la dirección parkinsoniana de Marc Foster que no te deja ver del todo bien las escenas de acción, le quitan puntos a esta superproducción, pero no tenemos que quitarle merito a que con todos sus problemas y carencias ha quedado una cinta que entretiene y engancha y con la que viviremos casi en primera persona una impresionante pandemia zombie.

Y ahora a lo bueno. Los periplos del protagonista por diferentes y originales escenarios a lo fase de videojuego ‘Uncharted’, una historia simple pero efectiva (no vacía de errores), un comodísimo Brad Pitt rodeado por unos sólidos secundarios y unas espectaculares y frenéticas secuencias de acción con unos mas que decentes efectos especiales son las bazas con las que juega esta adaptación a la gran pantalla de la popular novela escrita por Max Brooks, de la que por cierto no intentéis buscar nada reflejado en pantalla salvo su título.

Pero sin duda lo mejor que tiene la pelicular es que logra transmitirnos en todo momento una certera sensación de angustia y tensión, como si fuéramos nosotros los que estamos con unas hordas de zombies mordiendo los talones. Especialmente los momentos de locura máxima del principio o los momentos más silenciosos donde un uso inteligente de los sonidos en los momentos de sigilo (puertas, pisadas, gritos) pondrán a prueba el corazón de más de uno. Eso sí, hay escenas irrisorias que te dejan con la duda de si son adrede o no…

En fin, con todos su defectos ‘Guerra Mundial Z’ no sólo no es el desastre cinéfilo que nos esperábamos, sino que es un digno entretenimiento palomitero para toda la familia. ¿Una película de zombies para toda la familia y que además entretiene haciéndote olvidar sus defectos? Quien lo hubiera dicho…

Lo mejor: Sus casi dos horas te entretienen y te hacen pasar angustia y tensión.

Lo peor: La dirección de Foster en las secuencias de acción. Existen los trípodes…

Puntuación: Buena (4/5)

ESTRENOS Agosto, 2017

Sort Options

4aug0:05Viernes 4 de Agosto

11aug0:05Viernes 11 de Agosto

18aug0:05Viernes 18 de Agosto

25aug0:05Viernes 25 de Agosto

SITGES 2017

Archivos