Noticias | Baldovi.Net

Noticias

[SITGES 2019] Primer avance de películas y Gran Premio Honorífico a Sam Neill.

Faltan menos de tres meses para el pistoletazo de salida de la 52ª edición del Festival de Sitges pero ya conocemos más de 40 títulos gracias al primer avance de programación que tuvo lugar esta semana. Pero lo que más llama la atención es la primera gran estrella invitada: Sam Neill.

El actor neozelandés reconocido mundialmente por cintas inolvidables del fantástico como La posesión (Andrzej Zulawski, 1981), La caza del Octubre Rojo (John McTiernan, 1990), Parque Jurásico (Steven Spielberg, 1993) o En la boca del miedo (John Carpenter, 1994) recibirá en Sitges 2019 el Gran Premio Honorífico. Ya os digo que ahí intentaré estar para que me firme el fotocromo de la cinta de dinosaurios.

Pero vayamos a los títulos: dentro de los más esperados destacan 3 From Hell, de Rob Zombie, el retorno de la familia Firefly de Los renegados del diablo (2005), que promete ser una de las sesiones más vibrantes del Festival. El thriller sobrenatural Daniel Isn’t Real es la nueva propuesta de Adam Egypt Mortimer, que en 2015 presentó en Sitges Some Kind of Hate. El debut en la dirección de Ant Timpson –productor neozelandés de ABCs of Death (2012), Turbo Kid (2015) o The Greasy Strangler (2016) – es Come to Daddy, una comedia negra protagonizada por Elijah Wood con una reunión parental salvaje.

Henry Jacobson debuta también con Bloodline, terror familiar sangriento con influencias de Brian De Palma. Severin Fiala y Veronika Franz, los directores austríacos de la terrorífica Goodnight Mommy (2014) vuelven con The Lodge, una nueva incursión en la psicología humana más oscura con nevada de por medio. Vivarium, de Lorcan Finnegan, se presentó en Cannes y aterrizará en Sitges con su arriesgada y laberíntica puesta en escena y un reparto encabezado por Imogen Poots y Jesse Eisenberg.

Los zombies no faltarán a la fiesta con la comedia australiana Little Monsters, de Abe Forsythe, que protagoniza una Lupita Nyong’o en estado de gracia. Depraved, de Larry Fessenden, propone una nueva interpretación del mito de Frankenstein con su terror experimental y artesanal. El universo de The Ring (1998), de Hideo Nakata, vuelve a la actualidad este 2019 con Sadako, una nueva entrega que mostrará los orígenes de la popular franquicia japonesa.

Desde Francia llega The Room, una original y brillante combinación de terror y ciencia ficción con una habitación que concede deseos. Dirigida por el francés Christian Volckman y protagonizada por Olga Kurylenko. También es francesa la última producción de Quentin Dupieux, Le daim, uno de los grandes éxitos de la Quincena de Realizadores de Cannes protagonizada por Jean Dujardin, donde se nos narra la obsesión de un hombre con una chaqueta elaborada con piel de ciervo que le lleva a perder todos los ahorros de su vida y a meterse de lleno en el mundo del crimen. 

El fantástico más femenino ocupará un espacio predominante en el Sitges 2019, tal como lo ha hecho en los últimos años con un gran número de títulos. De Australia llega Judy and Punch, de Mirrah Foulkes, una historia de venganza con Mia Wasikowska al frente. El dúo de directoras y actrices norteamericanas Jocelyn DeBoer y Dawn Luebbe presentarán la comedia Greener Grass, que transcurre en un mundo donde todo el mundo lleva aparato dental.

También se proyectará Braid, un thriller adictivo y truculento con un juego perverso dirigido por Mitzi Peirone. The Woman sacudió Sitges 2011 y su protagonista Pollyanna McIntosh, dirige ahora Darlin’, recuperando la historia a través de la hija de aquella recordada mujer salvaje. Roxanne Benjamin se postula como una de las nuevas voces más interesantes del género con Body at Brighton Rock, un thriller psicológico con toques de survival. Por su parte la canadiense Jovanka Vuckovic presentará la post-apocalíptica Riot Girls, que combina acción, violencia y romance queer.

¿Y la animación? Un MUST del Festival. Tendremos Children of the Sea, de Ayumu Watanabe, considerada uno de los mayores exponentes del anime de este año en el Festival de Annecy; One Piece Stampede, la adaptación de la obra de Eiichiro Oda, el manga más mediático e influyente de las últimas décadas; Les hirondelles de Kaboul, de Zabou Breitman y Eléa Gobbé-Mévellec, transportandonos al verano de finales de los 90 en una ciudad de Kabul ocupada por los talibanes; y White Snake, dirigida por Amp Wong y Zhao Ji, la cual propone una combinación de aventuras fantásticas con una historia de amor.

Como es de esperar las últimas producciones españolas de género se exhibirán en Sitges 2019, que avanza cuatro prometedores debuts procedentes del País Vasco y Cataluña: Cuerdas, del tarraconense José Luis Montesinos, un thriller de supervivencia protagonizado por una joven tetrapléjica interpretada por Paula del Río, que queda atrapada con la única compañía de su perro enfermo. Aritz Moreno debuta también en el largometraje con Ventajas de viajar en tren, que cuenta con un repartazo (Belén Cuesta, Luis Tosar, Pilar Castro, Ernesto Alterio, Quim Gutiérrez….) donde conoceremos a un enfermo paranoico extremadamente peligroso obsesionado, entre otras cosas, con la basura.

Otra opera prima, Paradise Hills, de Alice Waddington, aterrizará en Sitges después de su paso por Sundance 2019. Con un reparto internacional que incluye Milla Jovovich o Emma Roberts, y la participación de Nacho Vigalondo en el guion, el film se sitúa en un misterioso internado femenino de lujo. La crítica social estará presente en el thriller El hoyo, de Galder Gaztelu-Urrutia, que sitúa al espectador en un entorno distópico donde las personas se encuentran divididas en diferentes niveles.

Para acabar dejadme destacar las novedades de una de las secciones que año tras año me ha ido ganando: Noves Visions. La finlandesa Dogs Don’t Wear Pants, de J-P Valkeapää, será la encargada de inaugurar la sección con la odisea personal de un hombre perdido en un laberinto de seducción sadomasoquista por parte de una dominatrix que pondrá a prueba los propios límites del protagonista.

Kindred Spirits, dirigida per Lucky McKee y protagonizada por Thora Birch con secretos familiares turbulentos;. The Halt, del filipino Lav Díaz monstrando una distopia sobre el futuro de Filipinas en clave de ciencia ficción y con una duración de más de cuatro horas y media. Cágate lorito. Vif-Argent, de Stéphane Batut, un drama con un fantasma que va al encuentro de personas a las que solo él puede ver; Jessica Forever, de Caroline Poggi y Jonathan Vinel, sobre una familia de saqueadores que luchan por conseguir la paz en un mundo distópico en el que los inadaptados sociales tienen la supremacía; e Idol, de Lee Su-jin, un thriller coreano con un político destrozado por el accidente de coche de su hijo.


[SITGES 2019] El olor a polvo de desierto y hierro oxidado de ‘Mad Max’ impregna el cartel del festival.

La primera rueda de prensa gorda de Sitges 2019 tuvo lugar esta semana de la mano de su director Ángel Sala y ya se puede decir que durante el próximo Octubre se respirará polvo del desierto y hierro oxidado. La próxima edición del festival, que se celebrará entre el 3 y el 13 de Octubre, celebrará por todo lo alto el 40 aniversario de Mad Max. Salvajes de autopista (1979), de George Miller. Una efeméride que ha inspirado el cartel, una retrospectiva y el libro oficial del Festival, y que impregnará Sitges durante once días.

Obviamente la primera entrega de la saga distópica más emblemática de la historia del cine protagoniza el cartel de Sitges 2019, con el sello de la agencia China. “En la imagen, aparece un coche destruido por el óxido, abandonado en medio de un desierto infinito, sin rastro de ningún personaje. Una composición enigmática, simple y contundente, que bebe de una iconografía tan inconfundible como la saga de Miller y su paleta cromática de naranjas, ocres y amarillos. Se trata de un homenaje a una obra con un universo gráfico único, que se presta como pocos al formato sintético e icónico de la cartelería”, explicó el director creativo ejecutivo, Rafa Antón.

Sala también ha avanzado que habrá una retrospectiva con títulos clave sobre la exploitation italiana de ciencia ficción desarrollada a finales de los años 70 como consecuencia del éxito de Star Wars, Alien o 1997: Rescate en Nueva York, pero sobre todo de las dos primeras entregas de Mad Max. Estos títulos de, ahora mismo de culto muy buscados, se verán bajo el sello ‘Apocalypse Domani’.

Aunque no se anunciaron títulos de la Sección Oficial, sí que se comentó que muchos saldrían del reciente Festival de Cannes. Allí precisamente se inauguró Fantastic 7, un foro creado por el Festival de Sitges junto con el Marché du Film y el fundador de Blood Window, Bernardo Bergeret, con numerosa asistencia de la industria del género.

La sesión, apadrinada por el director J.A. Bayona, reunió a siete festivales internacionales que defendían, a través de un pitching, una propuesta de género fantástico. Sitges presentó la nueva producción del cineasta vasco Juanma Bajo Ulloa, Baby. Al acto de Cannes asistió, entre otroso, el Ministro de Cultura y Deporte, José Guirao; la directora del ICAA, Beatriz  Navas; el director del ICEC, Miquel Curanta; y el director de su área audiovisual, Francisco Vargas.

 

El emocionante tráiler de ‘Vengadores: Endgame’ bate récords y es el más visto en sus primeras 24 horas.

El tráiler se retrasó unos días por el fallecimiento de George H. W. Bush, Presidente nº 41 de Estados Unidos, y su protocolario funeral; pero el pasado viernes por fin pudimos hincarle el diente a las primeras imágenes tras el derrumbe emocional de ‘Vengadores: Infinity War’ (2018). Un avance cargado de emoción, llorera, esperanza y… visualizaciones.

El tráiler de la versión CGI de ‘El Rey León’ estuvo a punto de superar los 230 millones de visualizaciones del primer tráiler de ‘Vengadores: Infinity War’ (2018), pero ni el poder de Simba, de Mufasa ni de toda la sabana africana fue capaz de desbancarlo. Sin embargo lo ha hecho el avance de ‘Vengadores: Endgame’ con 289 millones de visualizaciones entre las cuentas de YouTube, Twitter, Facebook (nacionales e internacionales) y demás plataformas de Disney.

 

[SITGES 2018] Día 6: El show de shows de la mano de Weir-Harris y cine bélico con nazis zombies.

Sexto día baldovalizado, octavo del festival. Sí, octavo. El miércoles día 10 no me llamaba nada, así que me quedé en casa cogiendo fuerzas para la siguiente jornada. Una jornada especial por la proyección de El show de Truman (1997) con la presencia del director Peter Weir y el actor Ed Harris. Y a la noche Overlord con su rollo bélico y experimentos nazis. Con el temido retraso de esas horas…

Sitges Awards: 1) Salir corriendo del Auditorio para no perder el tren fantástico de la 1:30h.


‘EL SHOW DE TRUMAN’, una premonitoria y vinícola vida en directo

A mis 33 años aún hay momentos en que imagino que vivo en un Show de Alex constante. Mi pareja, mis amigos, mi trabajo… si salgo de mi rutina pillo a los de los decorados por sorpresa y a los extras sin saber que hacer. Como os podréis imaginar una proyección de El show de Truman en Sitges no podía perdérmela. Y aún menos con post-screening con Weir y Harris.

Además una proyección en unas condiciones especiales: copia en gloriosos 35mm gracias al propio Weir que la trajo de su colección personal. Lástima que el proyector del cine Prado (aún con el técnico de Kelonik al loro) estaba viejuno, ya que con los cambios de rollo se desenfocaba, en ocasiones fallaba el sonido y parecía que el obturador no estaba muy fino.

¿La película? Sigue siendo un engranaje perfecto donde la historia engancha poco a poco y en la cual los personajes son presentados en su debido momento. Su magia y su emotividad (DIOSSSS la música) consigue que su visionado en varios momentos te saque una sonrisa o hasta una lágrima. Menudo guión y menuda dirección de actores. Han pasado 20 años pero ha envejecido muy bien, como el bueno vino. Es sorprendente como profetizó el poder lobotomizamte de los reality shows y además nos hizo ver con ojos dramáticos a un Jim Carrey que lo petaba con las comedias.

Questions & Answers (Q&A para los amigos)

Tras la proyección saltaron al escenario Weir y Harris para dar comienzo la rueda de preguntas. Fue breve, uno 15 minutos, pero al menos fue interesante. Y Weir me firmó el fotocromo in extremis. I LOVE IT. Aquí un breve resumen:

1) Ni director ni actores podían imaginar el poder premonitorio de la película. Weir sólo quería hacer una fantasía plausible que no tuviera cabos sueltos. Y menuda fantasía.

2) Jim Carrey se metió en el ‘fregao’ gustosamente y estuvo dándolo todo en la interpretación y a la hora de aportar ideas para el guión.

3) Weir disfrutó de estar puliendo el guión durante 9 meses para que no hubiera ningún  cabo suelto. Tuvo una decena de revisiones y al principio era más oscuro.

4) La música de Burkhard Dallwitz es un personaje más pero Phillip Glass fue una pieza fundamental en la banda sonora. Fue el encargado, por ejemplo, de la emotiva escena del reencuentro con el padre.

5) Después de estos años Weir cambiaría un par de detalles del montaje final, pero nada gordo. No quiso decir qué cosas. xD

 ‘OVERLORD’, experimentos nazis a lo Soldado Ryan

¿De qué va?  Un grupo de soldados estadounidenses cuyo avión ha sido derribado horas antes del desembarco de Normandia, durante la Segunda Guerra Mundial, se encontrarán de bruces con una serie de experimentos que los nazis han estado practicando en secreto para tomar ventaja.

¿Quién la hace y quién sale? Julius Avery dirige a un reparto más o menos conocido: Wyatt Russell, John Magaro, Pilou Asbæk, Mathilde Ollivier, Jovan Adepo o Iain De Caestecker.

Mini crítica: Hay que ver lo que puedes disfrutar de una cinta bélica con experimentos nazis de por medio. Sabía que la propuesta, y tener a J.J. Abrams detrás, era una apuesta segura pero no pensaba que fuera tan entretenida y que estuviera tan bien parida.

Para ello el director ha sabido captar los cimientos serio de producciones bélicas como Salvar al Soldado Ryan (1998), con una cuidada producción, personajes carismáticos, diálogos frescos y una dirección efectiva. De hecho es mas sería de lo que uno espera y puede que esta parte sorprenda a los ansias de serie B casposa.

No es hasta la mitad de la película que aparece la fiesta con sueros de laboratorio, zombies, el esperado gore y un villano indestructible, todo ya más cercano a Zombies Nazis (2009) y con un ritmo increscendo. No será recordada dentro del género, ni lo pretende, pero el entretenimiento que nos da al más puro videojuego Wolfenstein es de un nivel superior.

Baldómetro: Buenísima 4,5/5

[SITGES 2018] Día 5: Los diálogos, el drama y la moral de cemento del tándem policial Vaughn-Gibson.

Nuevo día en el horizonte. El quinto para mi, el sexto de festival. Y como olvidarlo. Fue el de la sesión de Dragged Across Concrete completamente mojado. ¿Sabéis la tormenta que azotó durante una mañana y noche el festival? Pues nada más aparcar el coche para ir a cenar me pilló. DE LLENO. Ni paraguas ni leches. Cenando, el mítico menú zombie, completamente empapado. Menos mal que la película de Zahler compensaba el chapuzón.

 ‘DRAGGED ACROSS CONCRETE’, los dramas de cemento de Vaughn-Gibson. 

¿De qué va?  Dos policías se encuentran suspendidos cuando un vídeo de sus duras y cuestionables tácticas se convierte en la noticia del día en los medios de comunicación. Cada uno tiene sus problemas personales, así que no dudarán en cruzar esa delgada línea de moral y ética para sacar beneficio. Una decisión que reservará a ambos sorpresas desafortunadas: el atraco a un banco.

¿Quién la hace y quién sale? Tras las contudentes Bone Tomahawk (2015) y Brawl in Cell Block 99 (2017), S. Craig Zahler regresa dirigiendo otra vez a Vince Vaugh junto a Mel Gibson y Tory Kittles. Y con ellos los siempre interesantes Udo Kier, Jennifer Carpenter y Laurie Holden.

Mini crítica: Una vez más Zahler no tiene prisa. Pero por un buen motivo: nos quiere sumergir en los dramas personales de los tres protagonistas a través de una cojonuda trama policíaca. Para ello se centra más en unos diálogos brillantes con los toques justos de humor, que en la acción.

¿Qué pasa? Que quizás nos cuenta demasiado. Estarías todo el rato viendo esas escenas de vigilancia en un coche o el tiempo muerto en una habitación, pero el guión de Zahler peca de querer profundizar hasta con los secundarios. Y hasta que el obligado cruce de caminos de todos tiene lugar, la historia tiene unas ramificaciones que se deberían haber tijereteado.

Aún así, da gusto respirar en un ambiente lleno de policías hastiados del sistema y delincuentes desesperados que básicamente se oxigena con la química entre Vaughn y Gibson formando un tándem policial más que creíble. Tanto es así, que no se echa en falta en el tramo final la esperada locura hiperviolenta. Eso sí, cuando aparece es tan explicita como en sus anteriores trabajos.

Baldómetro: Buenísima 4,5/5

[SITGES 2018] Día 4: La búsqueda surrealista del tesoro rubio con referencias al entretenimiento.

Quinto día de Sitges 2018, cuarto para un servidor. Vuelta a la rutina tras un finde de relax por Sitges. De lunes a viernes hay que ir al cole por las mañanas así que a partir del Lunes sólo existía el Festival por la tarde/noche. Y para estrenar ese horario de invierno tocó sufrir (a niveles de sobarme) con Under The Silver Lake. Por una vez que estoy de los primeros en la cola del Retiro y me como algo que, simplemente, no va conmigo.

 ‘UNDER THE SILVER LAKE’, la búsqueda surrealista del tesoro rubio

¿De qué va?  En el vecindario de Silver Lake, en Los Ángeles, vive Sam, un joven sin oficio ni beneficio que conocerá a Sarah, una misteriosa chica que desaparece de la noche a la mañana. Siguiendo pistas, personajes excéntricos y fiestas alocadas, Max se convertirá en un detective improvisado necesitado de saber lo que ha ocurrido con su vecina.

¿Quién la hace y quién sale? Dirige David Robert Mitxell, quien ya dejó trazo en el Festival con It Follows (2014) y su aterradora propuesta. Delante de las cámaras Andrew Garfield en busca de la rubia Riley Keough.

Mini crítica: Es un coñazo. Su larga duración pasa factura para quien no entra en su juego de búsqueda con un Andrew Garfield medio sobado con el que sólo conectas un poco si tú también has crecido con las mismas frikadas que dan sentido a su vida. Masturbación y consola Nintendo incluida.

Vale sí, las muchas referencias a la cultura popular de entretenimiento están por todas partes y en varios momento te sacan una sonrisa las metajugadas satíricas y críticas con la sociedad (la famosa escena del piano que rompe esquemas), pero son mero maquillaje de unas estimulantes ideas mal ejecutadas.

Así que lo dicho: se hace larga. Y LAAAAARGA. El ritmo va perdiendo fuerza a medida que avanzan los minutos para sacar a relucir una trama surrealista, paranoica y absurda con unos personajes llenos de sospechas y conjeturas. Los picos interesantes aparecen cuando Garfield nos hace partícipes de la resolución de los puzzles y no sabes si te va a interesar o aburrir.

Le quitas una hora, buscas a otro protagonista con más empaque, y te queda lo que podría ser la adaptación de la aventura gráfica Thimbleweed Park.

Baldómetro: Mala 2/5

[SITGES 2018] Día 3: Fenómenos paranormales, sustos y humor con la concha de tu madre.

Cuarto día. Se acabó las vacaciones y era hora de volver a casa con la famiiiiilia (leer con voz de Vito Corleone). Pero en plan rápido: de Sitges a Barcelona, y de Barcelona a Sitges que tocaba ver la argentina Aterrados por la noche. Inicialmente la idea era ver también One Cut of the Dead pero por una cagada en los tickets me quedé sin ella el día anterior y este. Qué rabia. La ESPINA de este año.

 ‘ATERRADOS’, sustos y humor con la concha de tu madre

¿De qué va?  En una calle cualquiera empiezan a suceder muertes y desapariciones inquietantes en un breve periodo de tiempo. Demasiadas coincidencias. Suficientes para que un veterano policía llame a un especialista, quien a su vez termina contactándose con otros dos para pasar la noche en esos hogares y tratar de dilucidar qué es lo que sucede en ellos.

¿Quién la hace y quién sale? La escribe y dirige Demián Rugna y está protagonizada por Maxi Ghione, Norberto Amadeo Gonzalo, Elvira Onetto, George Lewis y Agustín Rittano.

Mini crítica: El hype pasa factura. Esta propuesta argentina pintaba muy bien, además si la comparaban con Expediente Warren (2013), pero realmente eso es un insulto para la cinta de James Wan. Lo único en lo que se parecen es que hay unas personas que investigan los fenómenos paranormales.

No sé si es por su dirección demasiado convencional, porque uno de los personajes te acaba cansando o porque los sustos son clichés ya muy vistos, pero esta cinta no da lo que promete. No es que te deje frío, porque el principio es potentísimo, pero no pasa de un aprobado justo.

Eso si, hay que reconocerle dos cosas: la creación de imágenes poderosos sacadas de lo cotidiano (aún flipo con lo de la ‘aparición en la cocina’) y lo bien que mezcla el terror con el humor. Es difícil hacerlo pero cumple gracias a diálogos ácidos o las típicas expresiones argentinas metidas en el timing adecuado.

Baldómetro: Regular 2,5/5

[SITGES 2018] Día 2: Nicolas Cage con sus memes, noches llenas de hostias y la secta de Netflix.

Segundo día para mi, tercero de festival. Del viernes 5 de Octubre no me llamaba nada así que tiré de clásico: playa, piscina y relax con la familia. Pero bueno, más que nada era coger fuerzas para un día intenso al día siguiente: rueda de prensa de Nicolas Cage presentando Mandy (que no he llegado a ver) y las proyecciones de la apabullante The Night Comes For Us y la regulera Apostle.

Sitges Awards: 1) Firmica de Nicolas Cage en el fotocromo de Con Air (1997).

NICOLAS CAGE is in da house

Llevo ocho años cubriendo como prensa (en mayor o menos grado) el festival de Sitges, pero diría que nunca había visto la salvajada de gente que estaba esperando horas antes la llegada de Nicolas Cage. Y todos cargados de pósters y carátulas de VHS y DVD de las películas de acción de Jerry Bruckheimer u otros estudios.

Y no es para menos, Cage fue un jodido mito de Hollywood. Eso sí, el sobrino de Francis Ford Coppolla ha pasado de estar on fire en la temporada de premios o ser el héroe de acción de mediados de los años 90 a estar cada año en varios subproductos fílmicos que van directos al mercado doméstico o ser carne de cañón de memes y GIFs.

La rueda de prensa era a las 12:50h pero una hora antes ya había cola para entrar de los primeros y poder estar cerca de Cage. Yo estaba ahí, of course. Una vez dentro y aposentado en primera fila no tardó mucho en entrar Cage con el director de Mandy, Panos Cosmatos y Ángel Sala. También estaba uno de los productores de la película pero… ni habló ni nadie le hizo caso.

La primera pregunta que le hicieron a Cage fue a la yugular: si hacía las películas por diversión o por dinero. ZASCA. Mike Hostench, subdirector del festival que hacía de traductor, tuvo el detalle de censurar la parte de la puñalada y simplemente se limitó a explicar que sí que disfrutaba interpretando a diferentes personajes.

Muchas preguntas fueron para Mandy (normal, leches) y de ahí se puede sacar que Cage empezó a rodarla justo después de haber estado tres meses en una silla de ruedas tras haberse fracturado una pierna así que cuando empezó a caminar traspasó toda esa ira acumulada al personaje. La película no pude verla, pero con los pocos clips que hay realmente se nota que Cage lo da todo.

Otra pregunta inevitable teniéndolo delante era sobre su vida 2.0 en internet. Cage comentó que es algo bueno y malo. Por un lado bueno porque los jóvenes pueden descubrir películas gracias a esos memes o GIFs y buscar el origen, y por otro malo porque al mínimo rumor todo se extiende como la pólvora, como el tema del abuso sexual de 2017 que Cage volvió a desmentir.

 ‘THE NIGHT COMES FOR US’, un festival de hostias bien dadas

¿De qué va?  Un antiguo sicario debe proteger a una niña mientras trata de escapar de la tríada a la que pertenecía. En su fuga, desatará una violenta batalla en las calles de Djakarta.

¿Quién la hace y quién sale? Tras ponernos los pelos de punta en May the Devil Take You, Timo Tjahjanto entrega su segundo filme este año protagonizado por Joe Taslim, Iko Uwais, Dian Sastrowardoyo, Abimana Aryasatya y Hannah Al Rashidy.

Mini crítica: Sí, esta película es un festival de violencia de los gordos y seguramente será recordada varios años en Sitges por contener varias de las mejores y burras escenas de lucha EVER.

Ultragores, desfasadas, dolorosas y de esas que al acabar acabas aplaudiendo por haber descubierto huesos u órganos que no sabías que se podían romper o reventar. Hasta sentado en la butaca te duele lo que se ve. Y sobretodo cuando se oye, ya que la cinta farda de tener un cojonudo montaje de sonido de las hostias.

Lo malo que tiene es que cuando no hay pelea el ritmo baja y ni la trabajada historia ni los personajes te acaban importando demasiado. Que no digo que sean recordados, pero aquí uno quiere ver testículos arrancados con ganchos o cráneos rotos con bolsas llenas de bolas de billar. Y todo ello con una coreografía trabajada.

Ahí está otro punto fuerte. En The Raid (2011), por decir el gran ejemplo comparativo, había más escenas de acción pero no eran tan salvajes ni estaban tan bien ejecutadas a la hora de usar elementos del entorno para dar estopa. Timo se saca la chorra y ha hecho lo que ha querido. Tanto que se le perdona querer profundizar en los personajes de forma seria.

Baldómetro: Buenísima 4,5/5

 ‘APOSTLE’, un cóctel sectario regulero

¿De qué va? Thomas Richardson llega de incógnito a una isla idílica con la intención de salvar a su hermana de la misteriosa secta que la ha secuestrado. Allí, encontrará una sociedad que tiene sus propias reglas y un secreto terrible del cual acabará siendo el protagonista.

¿Quien la dirige y quién sale? Tras revolucionar el cine de acción con The Raid (2011), Gareth Evans se pone a las órdenes de esa propuesta sectaria protagonizada por Dan Stevens, Michael Sheen, Lucy Boynton, Mark Lewis Jones, Bill Milner y Kristine Froseth.

Mini crítica: La segunda Netflixiada del día es un quiero y no puedo. La propuesta de Evans es buena y hay que reconocer que tiene un primer tercio bien parido y ambientado, pero todo se va al traste cuando vemos el susodicho misterio de la secta religiosa.

A partir de ahí Evans se marca un pausado cóctel de drama familiar con un rollo sobrenatural metido con calzador que nunca acaba de estar bueno ni cuajar. Además las puntuales escenas de violencia ‘Made in Director de The Raid’ no compensan ese mareo entre varios géneros. Eso sí,  ver en pantalla grande al badass de Stevens siempre ES BIEN aunque esté todo el rato con cara de amargado.

Baldómetro: Regular 2,5/5

SITGES 2019

Archivos