Noticias | Baldovi.Net

Noticias

El emocionante tráiler de ‘Vengadores: Endgame’ bate récords y es el más visto en sus primeras 24 horas.

El tráiler se retrasó unos días por el fallecimiento de George H. W. Bush, Presidente nº 41 de Estados Unidos, y su protocolario funeral; pero el pasado viernes por fin pudimos hincarle el diente a las primeras imágenes tras el derrumbe emocional de ‘Vengadores: Infinity War’ (2018). Un avance cargado de emoción, llorera, esperanza y… visualizaciones.

El tráiler de la versión CGI de ‘El Rey León’ estuvo a punto de superar los 230 millones de visualizaciones del primer tráiler de ‘Vengadores: Infinity War’ (2018), pero ni el poder de Simba, de Mufasa ni de toda la sabana africana fue capaz de desbancarlo. Sin embargo lo ha hecho el avance de ‘Vengadores: Endgame’ con 289 millones de visualizaciones entre las cuentas de YouTube, Twitter, Facebook (nacionales e internacionales) y demás plataformas de Disney.

 

[SITGES 2018] Día 6: El show de shows de la mano de Weir-Harris y cine bélico con nazis zombies.

Sexto día baldovalizado, octavo del festival. Sí, octavo. El miércoles día 10 no me llamaba nada, así que me quedé en casa cogiendo fuerzas para la siguiente jornada. Una jornada especial por la proyección de El show de Truman (1997) con la presencia del director Peter Weir y el actor Ed Harris. Y a la noche Overlord con su rollo bélico y experimentos nazis. Con el temido retraso de esas horas…

Sitges Awards: 1) Salir corriendo del Auditorio para no perder el tren fantástico de la 1:30h.


‘EL SHOW DE TRUMAN’, una premonitoria y vinícola vida en directo

A mis 33 años aún hay momentos en que imagino que vivo en un Show de Alex constante. Mi pareja, mis amigos, mi trabajo… si salgo de mi rutina pillo a los de los decorados por sorpresa y a los extras sin saber que hacer. Como os podréis imaginar una proyección de El show de Truman en Sitges no podía perdérmela. Y aún menos con post-screening con Weir y Harris.

Además una proyección en unas condiciones especiales: copia en gloriosos 35mm gracias al propio Weir que la trajo de su colección personal. Lástima que el proyector del cine Prado (aún con el técnico de Kelonik al loro) estaba viejuno, ya que con los cambios de rollo se desenfocaba, en ocasiones fallaba el sonido y parecía que el obturador no estaba muy fino.

¿La película? Sigue siendo un engranaje perfecto donde la historia engancha poco a poco y en la cual los personajes son presentados en su debido momento. Su magia y su emotividad (DIOSSSS la música) consigue que su visionado en varios momentos te saque una sonrisa o hasta una lágrima. Menudo guión y menuda dirección de actores. Han pasado 20 años pero ha envejecido muy bien, como el bueno vino. Es sorprendente como profetizó el poder lobotomizamte de los reality shows y además nos hizo ver con ojos dramáticos a un Jim Carrey que lo petaba con las comedias.

Questions & Answers (Q&A para los amigos)

Tras la proyección saltaron al escenario Weir y Harris para dar comienzo la rueda de preguntas. Fue breve, uno 15 minutos, pero al menos fue interesante. Y Weir me firmó el fotocromo in extremis. I LOVE IT. Aquí un breve resumen:

1) Ni director ni actores podían imaginar el poder premonitorio de la película. Weir sólo quería hacer una fantasía plausible que no tuviera cabos sueltos. Y menuda fantasía.

2) Jim Carrey se metió en el ‘fregao’ gustosamente y estuvo dándolo todo en la interpretación y a la hora de aportar ideas para el guión.

3) Weir disfrutó de estar puliendo el guión durante 9 meses para que no hubiera ningún  cabo suelto. Tuvo una decena de revisiones y al principio era más oscuro.

4) La música de Burkhard Dallwitz es un personaje más pero Phillip Glass fue una pieza fundamental en la banda sonora. Fue el encargado, por ejemplo, de la emotiva escena del reencuentro con el padre.

5) Después de estos años Weir cambiaría un par de detalles del montaje final, pero nada gordo. No quiso decir qué cosas. xD

 ‘OVERLORD’, experimentos nazis a lo Soldado Ryan

¿De qué va?  Un grupo de soldados estadounidenses cuyo avión ha sido derribado horas antes del desembarco de Normandia, durante la Segunda Guerra Mundial, se encontrarán de bruces con una serie de experimentos que los nazis han estado practicando en secreto para tomar ventaja.

¿Quién la hace y quién sale? Julius Avery dirige a un reparto más o menos conocido: Wyatt Russell, John Magaro, Pilou Asbæk, Mathilde Ollivier, Jovan Adepo o Iain De Caestecker.

Mini crítica: Hay que ver lo que puedes disfrutar de una cinta bélica con experimentos nazis de por medio. Sabía que la propuesta, y tener a J.J. Abrams detrás, era una apuesta segura pero no pensaba que fuera tan entretenida y que estuviera tan bien parida.

Para ello el director ha sabido captar los cimientos serio de producciones bélicas como Salvar al Soldado Ryan (1998), con una cuidada producción, personajes carismáticos, diálogos frescos y una dirección efectiva. De hecho es mas sería de lo que uno espera y puede que esta parte sorprenda a los ansias de serie B casposa.

No es hasta la mitad de la película que aparece la fiesta con sueros de laboratorio, zombies, el esperado gore y un villano indestructible, todo ya más cercano a Zombies Nazis (2009) y con un ritmo increscendo. No será recordada dentro del género, ni lo pretende, pero el entretenimiento que nos da al más puro videojuego Wolfenstein es de un nivel superior.

Baldómetro: Buenísima 4,5/5

[SITGES 2018] Día 5: Los diálogos, el drama y la moral de cemento del tándem policial Vaughn-Gibson.

Nuevo día en el horizonte. El quinto para mi, el sexto de festival. Y como olvidarlo. Fue el de la sesión de Dragged Across Concrete completamente mojado. ¿Sabéis la tormenta que azotó durante una mañana y noche el festival? Pues nada más aparcar el coche para ir a cenar me pilló. DE LLENO. Ni paraguas ni leches. Cenando, el mítico menú zombie, completamente empapado. Menos mal que la película de Zahler compensaba el chapuzón.

 ‘DRAGGED ACROSS CONCRETE’, los dramas de cemento de Vaughn-Gibson. 

¿De qué va?  Dos policías se encuentran suspendidos cuando un vídeo de sus duras y cuestionables tácticas se convierte en la noticia del día en los medios de comunicación. Cada uno tiene sus problemas personales, así que no dudarán en cruzar esa delgada línea de moral y ética para sacar beneficio. Una decisión que reservará a ambos sorpresas desafortunadas: el atraco a un banco.

¿Quién la hace y quién sale? Tras las contudentes Bone Tomahawk (2015) y Brawl in Cell Block 99 (2017), S. Craig Zahler regresa dirigiendo otra vez a Vince Vaugh junto a Mel Gibson y Tory Kittles. Y con ellos los siempre interesantes Udo Kier, Jennifer Carpenter y Laurie Holden.

Mini crítica: Una vez más Zahler no tiene prisa. Pero por un buen motivo: nos quiere sumergir en los dramas personales de los tres protagonistas a través de una cojonuda trama policíaca. Para ello se centra más en unos diálogos brillantes con los toques justos de humor, que en la acción.

¿Qué pasa? Que quizás nos cuenta demasiado. Estarías todo el rato viendo esas escenas de vigilancia en un coche o el tiempo muerto en una habitación, pero el guión de Zahler peca de querer profundizar hasta con los secundarios. Y hasta que el obligado cruce de caminos de todos tiene lugar, la historia tiene unas ramificaciones que se deberían haber tijereteado.

Aún así, da gusto respirar en un ambiente lleno de policías hastiados del sistema y delincuentes desesperados que básicamente se oxigena con la química entre Vaughn y Gibson formando un tándem policial más que creíble. Tanto es así, que no se echa en falta en el tramo final la esperada locura hiperviolenta. Eso sí, cuando aparece es tan explicita como en sus anteriores trabajos.

Baldómetro: Buenísima 4,5/5

[SITGES 2018] Día 4: La búsqueda surrealista del tesoro rubio con referencias al entretenimiento.

Quinto día de Sitges 2018, cuarto para un servidor. Vuelta a la rutina tras un finde de relax por Sitges. De lunes a viernes hay que ir al cole por las mañanas así que a partir del Lunes sólo existía el Festival por la tarde/noche. Y para estrenar ese horario de invierno tocó sufrir (a niveles de sobarme) con Under The Silver Lake. Por una vez que estoy de los primeros en la cola del Retiro y me como algo que, simplemente, no va conmigo.

 ‘UNDER THE SILVER LAKE’, la búsqueda surrealista del tesoro rubio

¿De qué va?  En el vecindario de Silver Lake, en Los Ángeles, vive Sam, un joven sin oficio ni beneficio que conocerá a Sarah, una misteriosa chica que desaparece de la noche a la mañana. Siguiendo pistas, personajes excéntricos y fiestas alocadas, Max se convertirá en un detective improvisado necesitado de saber lo que ha ocurrido con su vecina.

¿Quién la hace y quién sale? Dirige David Robert Mitxell, quien ya dejó trazo en el Festival con It Follows (2014) y su aterradora propuesta. Delante de las cámaras Andrew Garfield en busca de la rubia Riley Keough.

Mini crítica: Es un coñazo. Su larga duración pasa factura para quien no entra en su juego de búsqueda con un Andrew Garfield medio sobado con el que sólo conectas un poco si tú también has crecido con las mismas frikadas que dan sentido a su vida. Masturbación y consola Nintendo incluida.

Vale sí, las muchas referencias a la cultura popular de entretenimiento están por todas partes y en varios momento te sacan una sonrisa las metajugadas satíricas y críticas con la sociedad (la famosa escena del piano que rompe esquemas), pero son mero maquillaje de unas estimulantes ideas mal ejecutadas.

Así que lo dicho: se hace larga. Y LAAAAARGA. El ritmo va perdiendo fuerza a medida que avanzan los minutos para sacar a relucir una trama surrealista, paranoica y absurda con unos personajes llenos de sospechas y conjeturas. Los picos interesantes aparecen cuando Garfield nos hace partícipes de la resolución de los puzzles y no sabes si te va a interesar o aburrir.

Le quitas una hora, buscas a otro protagonista con más empaque, y te queda lo que podría ser la adaptación de la aventura gráfica Thimbleweed Park.

Baldómetro: Mala 2/5

[SITGES 2018] Día 3: Fenómenos paranormales, sustos y humor con la concha de tu madre.

Cuarto día. Se acabó las vacaciones y era hora de volver a casa con la famiiiiilia (leer con voz de Vito Corleone). Pero en plan rápido: de Sitges a Barcelona, y de Barcelona a Sitges que tocaba ver la argentina Aterrados por la noche. Inicialmente la idea era ver también One Cut of the Dead pero por una cagada en los tickets me quedé sin ella el día anterior y este. Qué rabia. La ESPINA de este año.

 ‘ATERRADOS’, sustos y humor con la concha de tu madre

¿De qué va?  En una calle cualquiera empiezan a suceder muertes y desapariciones inquietantes en un breve periodo de tiempo. Demasiadas coincidencias. Suficientes para que un veterano policía llame a un especialista, quien a su vez termina contactándose con otros dos para pasar la noche en esos hogares y tratar de dilucidar qué es lo que sucede en ellos.

¿Quién la hace y quién sale? La escribe y dirige Demián Rugna y está protagonizada por Maxi Ghione, Norberto Amadeo Gonzalo, Elvira Onetto, George Lewis y Agustín Rittano.

Mini crítica: El hype pasa factura. Esta propuesta argentina pintaba muy bien, además si la comparaban con Expediente Warren (2013), pero realmente eso es un insulto para la cinta de James Wan. Lo único en lo que se parecen es que hay unas personas que investigan los fenómenos paranormales.

No sé si es por su dirección demasiado convencional, porque uno de los personajes te acaba cansando o porque los sustos son clichés ya muy vistos, pero esta cinta no da lo que promete. No es que te deje frío, porque el principio es potentísimo, pero no pasa de un aprobado justo.

Eso si, hay que reconocerle dos cosas: la creación de imágenes poderosos sacadas de lo cotidiano (aún flipo con lo de la ‘aparición en la cocina’) y lo bien que mezcla el terror con el humor. Es difícil hacerlo pero cumple gracias a diálogos ácidos o las típicas expresiones argentinas metidas en el timing adecuado.

Baldómetro: Regular 2,5/5

[SITGES 2018] Día 2: Nicolas Cage con sus memes, noches llenas de hostias y la secta de Netflix.

Segundo día para mi, tercero de festival. Del viernes 5 de Octubre no me llamaba nada así que tiré de clásico: playa, piscina y relax con la familia. Pero bueno, más que nada era coger fuerzas para un día intenso al día siguiente: rueda de prensa de Nicolas Cage presentando Mandy (que no he llegado a ver) y las proyecciones de la apabullante The Night Comes For Us y la regulera Apostle.

Sitges Awards: 1) Firmica de Nicolas Cage en el fotocromo de Con Air (1997).

NICOLAS CAGE is in da house

Llevo ocho años cubriendo como prensa (en mayor o menos grado) el festival de Sitges, pero diría que nunca había visto la salvajada de gente que estaba esperando horas antes la llegada de Nicolas Cage. Y todos cargados de pósters y carátulas de VHS y DVD de las películas de acción de Jerry Bruckheimer u otros estudios.

Y no es para menos, Cage fue un jodido mito de Hollywood. Eso sí, el sobrino de Francis Ford Coppolla ha pasado de estar on fire en la temporada de premios o ser el héroe de acción de mediados de los años 90 a estar cada año en varios subproductos fílmicos que van directos al mercado doméstico o ser carne de cañón de memes y GIFs.

La rueda de prensa era a las 12:50h pero una hora antes ya había cola para entrar de los primeros y poder estar cerca de Cage. Yo estaba ahí, of course. Una vez dentro y aposentado en primera fila no tardó mucho en entrar Cage con el director de Mandy, Panos Cosmatos y Ángel Sala. También estaba uno de los productores de la película pero… ni habló ni nadie le hizo caso.

La primera pregunta que le hicieron a Cage fue a la yugular: si hacía las películas por diversión o por dinero. ZASCA. Mike Hostench, subdirector del festival que hacía de traductor, tuvo el detalle de censurar la parte de la puñalada y simplemente se limitó a explicar que sí que disfrutaba interpretando a diferentes personajes.

Muchas preguntas fueron para Mandy (normal, leches) y de ahí se puede sacar que Cage empezó a rodarla justo después de haber estado tres meses en una silla de ruedas tras haberse fracturado una pierna así que cuando empezó a caminar traspasó toda esa ira acumulada al personaje. La película no pude verla, pero con los pocos clips que hay realmente se nota que Cage lo da todo.

Otra pregunta inevitable teniéndolo delante era sobre su vida 2.0 en internet. Cage comentó que es algo bueno y malo. Por un lado bueno porque los jóvenes pueden descubrir películas gracias a esos memes o GIFs y buscar el origen, y por otro malo porque al mínimo rumor todo se extiende como la pólvora, como el tema del abuso sexual de 2017 que Cage volvió a desmentir.

 ‘THE NIGHT COMES FOR US’, un festival de hostias bien dadas

¿De qué va?  Un antiguo sicario debe proteger a una niña mientras trata de escapar de la tríada a la que pertenecía. En su fuga, desatará una violenta batalla en las calles de Djakarta.

¿Quién la hace y quién sale? Tras ponernos los pelos de punta en May the Devil Take You, Timo Tjahjanto entrega su segundo filme este año protagonizado por Joe Taslim, Iko Uwais, Dian Sastrowardoyo, Abimana Aryasatya y Hannah Al Rashidy.

Mini crítica: Sí, esta película es un festival de violencia de los gordos y seguramente será recordada varios años en Sitges por contener varias de las mejores y burras escenas de lucha EVER.

Ultragores, desfasadas, dolorosas y de esas que al acabar acabas aplaudiendo por haber descubierto huesos u órganos que no sabías que se podían romper o reventar. Hasta sentado en la butaca te duele lo que se ve. Y sobretodo cuando se oye, ya que la cinta farda de tener un cojonudo montaje de sonido de las hostias.

Lo malo que tiene es que cuando no hay pelea el ritmo baja y ni la trabajada historia ni los personajes te acaban importando demasiado. Que no digo que sean recordados, pero aquí uno quiere ver testículos arrancados con ganchos o cráneos rotos con bolsas llenas de bolas de billar. Y todo ello con una coreografía trabajada.

Ahí está otro punto fuerte. En The Raid (2011), por decir el gran ejemplo comparativo, había más escenas de acción pero no eran tan salvajes ni estaban tan bien ejecutadas a la hora de usar elementos del entorno para dar estopa. Timo se saca la chorra y ha hecho lo que ha querido. Tanto que se le perdona querer profundizar en los personajes de forma seria.

Baldómetro: Buenísima 4,5/5

 ‘APOSTLE’, un cóctel sectario regulero

¿De qué va? Thomas Richardson llega de incógnito a una isla idílica con la intención de salvar a su hermana de la misteriosa secta que la ha secuestrado. Allí, encontrará una sociedad que tiene sus propias reglas y un secreto terrible del cual acabará siendo el protagonista.

¿Quien la dirige y quién sale? Tras revolucionar el cine de acción con The Raid (2011), Gareth Evans se pone a las órdenes de esa propuesta sectaria protagonizada por Dan Stevens, Michael Sheen, Lucy Boynton, Mark Lewis Jones, Bill Milner y Kristine Froseth.

Mini crítica: La segunda Netflixiada del día es un quiero y no puedo. La propuesta de Evans es buena y hay que reconocer que tiene un primer tercio bien parido y ambientado, pero todo se va al traste cuando vemos el susodicho misterio de la secta religiosa.

A partir de ahí Evans se marca un pausado cóctel de drama familiar con un rollo sobrenatural metido con calzador que nunca acaba de estar bueno ni cuajar. Además las puntuales escenas de violencia ‘Made in Director de The Raid’ no compensan ese mareo entre varios géneros. Eso sí,  ver en pantalla grande al badass de Stevens siempre ES BIEN aunque esté todo el rato con cara de amargado.

Baldómetro: Regular 2,5/5

[SITGES 2018] Día 1: Los suspiros de una bailarina y mucha acción bélica Made in China.

Primer día. Esa esperada bocanada de aire fresco por la mañana tras salir del vagón de tren (o del coche) para ir a recoger la acreditación de prensa. Y con prisa, porque nada más pillarla hay que preparse para el primer pase. Aunque ha decir verdad fui con tiempo… así que tocó café en la sala de prensa con esa magnífica máquina de café que no patrocina esta web.

La primera película. Esa que esperas con ganas. O no. La verdad es que no tenía muchas de ver Suspiria pero había que cumplir con la inauguración. A la segunda película del día tenía más ganas, aunque por su horario de madrugada me echaba un poco para atrás. Menos mal que Operation Red Sea cumple en lo que promete.

Sitges Awards: 1) Cafetito en la sala de prensa – 2) Ser el primero en la cola de prensa – 3) Primer menú Odisea del Espacio (anteriormente conocido como menú zombie)

 ‘SUSPIRIA’, el tostón que no para da bailar

¿De qué va?  Susie es una joven bailarina americana que viaja a Berlín para cursar sus estudios artísticos en la famosa Markos Tanz Company. Allí, la directora artística Madame Blanc queda completamente fascinada por su talento. Pero una serie de misteriosas desapariciones entre las estudiantes dejará en cubierto que este prestigioso centro podría albergar terribles secretos.

¿Quién la hace y quién sale? Remake que dirige Luca Guadagnino, responsable del melocotón de Call Me by Your Name (2017), y en su reparto destacan Dakota Johnson, Chloë Grace Moretz, Tilda Swinton, Lutz Ebersdorf y Jessica Harper, protagonista original de la película de finales de los 70 dirigida por Dario Argento.

Mini crítica: Ahora entiendo cuando decían que Suspiria no era una película sino toda una experiencia. Pero podrían haber dicho que más que experiencia es un tostón de mucho cuidado.

Hasta la primera hora entras en ella a través de una atmósfera inquietante y realmente hay cosas a destacar como sus detallados y bien encuadrados planos, su hipnótico montaje de sonido o una escena en concreto que fascina y horripila a partes iguales.

El problema es que a medida que se desarrolla la historia te van importando cada vez menos la danza, el horror, su contexto político con calzador y hasta las tetitas de Dakota Johnson. Bueno, esto último no. Lo que pasa es que deja frío, aburre y se hace larga. Y rematan la jugada con un final desastrosamente pretencioso y ridículo digno de Baskin. Sí, la turca Baskin.

Ojo que el epílogo (si es que no os habéis ido de la sala aún) te toca la fibra. Posiblemente el único momento que realmente te importa algún personaje.

Baldómetro: Mala 2/5

 ‘OPERATION RED SEA’, o como poner palote a Michael Bay

¿De qué va? Seguimos los pasos de un grupo de soldados del equipo de asalto de la Armada China que es envíado a la nación de Yewaire, en la península arábiga, para rescatar a trabajadores y funcionarios chinos que están en ese país azotado por violentos grupos terroristas.

¿Quien la dirige y quién sale? El responsable de la también adrenalítica Operation Mekong (2016), Dante Lam, se pone detrás de las cámaras (y las balas) para dirigir a Eddie Peng, Zhang Hanyu, Joyce Feng, Ken Lo, Ganesh Acharya, Carl Ng y demás gente que no conocemos pero que llevan casco militar.

Mini crítica: El sueño húmedo de Michael Bay. Jugando al Call of Duty, claro. No se puede definir de otra forma los 140 minutazos de acción adrenalítica que veremos aquí. Hay momentos para la pausa y el desarrollo de los personajes, pero esta cinta en su totalidad está llena de explosiones, tiroteos y sangre.

¿Que tiene rollo propagandístico sobre la Armada China? Por supuesto. ¿Que la historia es una chorrada? También. Pero no nos importa ni una cosa ni la otra. La acción es tan contundente y sorprendentemente real (menos cuando canta el CGI) que no paras de flipar con lo que ves.

Además las diferentes escenas nos la sirven una detrás de otra en diferentes formas: duelos de francotiradores, combate cuerpo a cuerpo, disparos de tanques, granadas revienta brazos, drones juguetones, visión en primera persona, el momento sigilo, cámaras ultra lentas… Lo tiene todo. Y van cambiando de una cosa a otra de forma tan natural que no queda forzado en el conjunto. Coño, que te crees lo imposible.

Para acabar: al ser una producción china no conocemos a nadie del reparto (al menos yo que me iba confundiendo) pero el Sr. Lam lo ha tenido en cuenta y en el prólogo nos presenta a los personajes con una sencilla cartela y un rango. Lo básico para más adelante empatizar y sufrir con ellos cuando empiezan a pasarlas canutas de verdad.

Baldómetro: Buena 4/5

[SITGES 2018] Spot oficial con la inevitable referencia a ‘2001: Una odisea en el espacio’ y cobertura Baldoviana.

A pocos días de levantar el telón, y bajo la atenta mirada del monolito de 2001: Una odisea del espacio (1968), el equipo de prensa del Festival de Sitges ha publicado el que será el spot oficial de este año. Pero lo ha hecho de tapadillo, ya que no han mandado una mísera nota de prensa como todos los años donde se recalca las grandezas de la pieza. Raro, raro…

No hay que olvidar que la innovadora cinta de Stanley Kubrick es el leitmotiv del festival y por eso protagoniza los 20 segundos de spot. Además ya se ha sabido, más que nada porque los que vamos ya tenemos la entrada comprada, que el legado de la cinta de Kubrick tendrá su punto culminante con la proyección de una copia restaurada en 4K durante la gala de clausura del sábado 14. También es raro que sea clausura…

Pero bueno, en breve empieza y aquí un servidor volverá a cubrir (como pueda) el festival. Este año volveré a hacer lo de mezclar familia con Sitges durante la primera semana y luego iré subiendo y bajando desde Barcelona. En total me salen unas 14 películas y habrá dos días donde no pisaré sala de cine. No está mal.

Este año prometen varias películas pero las MUST de este año son tres: Halloween, Overlord y Dragged Across Concrete. Bueno, realmente cuatro, ya que tengo apuntado con fosforito amarillo imborrable el pase de El show de Truman (1998) que seguramente contará con la presencia del director Peter Weir y Ed Harris. Sí, tendré listos mis fotocromos de la película para que le echen una firmita.

Como es habitual os paso las vías de contacto durante el festival: twitter y facebook de la web para las crónicas y mi cuenta personal del pajarito azul (@Alexbaldovi) para seguir más de cerca mis cafradas día a día.

ESTRENOS Diciembre, 2018

Sort Options

5dec0:05Miércoles 5 de Diciembre

14dec0:05Viernes 14 de Diciembre

21dec0:05Viernes 21 de Diciembre

28dec0:05Viernes 28 de Diciembre

SITGES 2018

Archivos