BaldoCriticas | Baldovi.Net

BaldoCriticas

Crítica de ‘Spider-Man: Homecoming’. El Spidey más adolescente rebosa humor y frescura.

Los tiempos cambian. Echando la vista atrás vemos como la inocencia del Spider-Man de San Raimi y la madurez del de Marc Webb se quedan en nada ante esta nueva versión de John Watts. Aquí tenemos un Spider-Man del siglo XXI que no sabíamos que queríamos pero que necesitábamos. Y todo gracias a dos personas: Jon Watts y Tom Holland.

El realizador sabe a la perfección cómo sacarle partido a un buen reparto juvenil e impregna a la cinta de un tono fresco, irreverente, con guiños al mundillo Vengadores y con un sorprendente humor adolescente que prácticamente forma parte de las bases de la cinta. Y seamos claro, tanto humor podría haber acabado siendo excesivo o ridículo, pero en lugar de eso nos deja una de las películas Marvel más divertidas y un secundario (el amigo de Peter) de lujo.

¿Qué decir de Holland? Él es Spider-Man. Lo clava a la hora de aportar la chispa y energía adolescente que le hacía falta a Spidey y que lo deja más cómodo y natural que en las versiones de Garfield o Maguire. En el colegio, en su día a día siendo Spider-Man, junto a Tony Stark (que no sale tanto como pensaba), probando los gagdets del traje; ves en sus ojos las ganas y la ilusión de comerse el mundo. ESO es ser un adolescente.

Pero haría algo más a parte de un buen actor, ya que la cinta tiene una historia, que a pesar de tener bajones de ritmo y que se noten sus 120 minutos, iremos viendo in crescendo los conflictos de Peter Parker, su obsesión con ser Spider-Man y esas no siempre tan buenas decisiones que toman siempre los adolescentes y que luego tienen que aprender una sabia lección para madurar.

Otro punto fuerte es el tema villano, que era una de las carencias de las cintas de Marvel. Pero aquí Buitre (que tanta perece daba al principio) acaba siendo de los mejores del Universo Marvel. Entiendes sus motivaciones, son cercanas, empatizas con él y hasta te das cuenta que no se diferencian tanto de las de Peter Parker, haciendo que el duelo villano-héroe sea peligroso y contundente. Es más, su clímax no está en las escenas de acción (destripadas desgraciadamente en los tráilers) sino en una escena dialogada de coche. FLIPANTE.

En resumen, ‘Spider-Man: Homecoming’ no es perfecta, pero resulta ser tan entretenida y estimulante que a los chavales seguro les despertará algo dentro. Y a los más mayores les sacará de dentro aquel niño que quería pasarse horas de leyendo cómics o viendo series de televisión de sus superhéroes favoritos mientras sus madres les hacían un bocata de nocilla.

Lo mejor: El humor y el clima juvenil.

Lo peor: Los 120 minutos hacen mella en el ritmo.

Baldómetro:  Muy Buena 5/5

Crítica de ‘La guerra del Planeta de los Simios’. Dramatismo en la batalla interna de César.

Tal y como se puede leer en sus primeros minutos, tras el ORIGEN y el AMANECER nos toca enfrentarnos a la GUERRA. Parece obvio, pero ese prólogo del principio asienta las bases de la historia (para quien venga perdido y le haya echo gracia ver en el póster a un mono junto a una niña) del tono y la narración de los siguientes 140 minutos.

El director Matt Reeves sabe a qué juega y cómo quiere jugar así que nos presenta toda la pelicula con un planteamiento adulto usando un marcado tono bélico. No es de extrañar pues, que las referencias a clásicas cintas bélicas, como por ejemplo la innegable ‘Apocalypse Now’ (1979), estén presentes tanto en personajes como en desarrollo de algunas escenas.

La acción está bien dirigida y es contundente pero las set-pieces no abundan y se intercalan con el corazón de un guión cuidado: el drama personal de César, su guerra interna desde que aprendió a hablar a base de hostias. La protección de su familia, la venganza que le corroe por dentro, los fantasmas del pasado, la supervivencia de su especie…

Temas complejos que están tratados casi sin dialogo y con cierto tono intimista. Con ‘WALL-E’ (2008) vimos que era posible narrar una historia con lo mínimo, y aquí vuelve a pasar: el motor son las miradas, los gestos, y los tan importantes a veces silencios de simios y humanos. Todo ello acompañado de una perfecta banda sonora compuesta por Michael Giacchino la convierte en uno de los blockbusters más dramáticos e intensos visto en años.

Pero bueno, todo lo comentado anteriormente no tendría sentido sin el enorme y brutalísimo trabajo de Andy Serkis y el equipo detrás de la compañía de efectos especiales WETA. Si en las anteriores películas ya flipábamos, en este tercera entrega se han superado. En el filme dicen que César tiene unos “ojos casi humanos”. Se equivocan: SON HUMANOS. Lo que te consiguen transmitir en los primeros planos es algo increíble. Además hay mejoras en la iluminación y tomas en grupo.

Pero no sólo César, todos los simios importantes en la trama están creados con un nivel de detalle que abruma. En ese aspecto hay que destacar a Simio Malo, un personaje que está tan bien trabajado en todas sus capas que cuando crees que solo sera un Jar Jar Binks de la vida, se convierte no solo en un secundario necesario sino también querido. De él salen las pocas (pero bien recibidas) notas de humor involuntario.

En fin, que entre nosotros no sólo tenemos una señora película, sino un broche de oro a una trilogía que a diferencia de las originales de los años 70 no han parado de crecer hasta convertirse en una de las mejores trilogías de las últimas décadas. Y eso viniendo de la liga de las precuelas es algo muy difícil. Menos mal que a Reeves sí que “le enseñaron un par de trucos fáciles”.

Lo mejor: Despedir a lo grande una trilogía que desde la primera película apuntaba maneras.

Lo peor:  Su narración calmada y pausada sacará de quicio a los que busquen un blockbuster veraniego al uso.

Baldómetro: Muy Buena 5/5

ESTRENOS Agosto, 2017

Sort Options

4aug0:05Viernes 4 de Agosto

11aug0:05Viernes 11 de Agosto

18aug0:05Viernes 18 de Agosto

25aug0:05Viernes 25 de Agosto

SITGES 2017

Archivos