Don Mancini | Baldovi.Net

Don Mancini

[SITGES 2017] Día 7: Despedida con maratón nocturno lleno de gore, violencia y mala calidad.

Tras unos días ausente debido al curro tocaba despedirse A LO GRANDE del medio siglo de Sitges: con el maratón de madrugada con un triplete de traca. Al menos de entrada, porque realmente las tres películas son malicas en menor o mayor grado. Y eso que me lo curré: tras cerrar en el cine (ya sabéis que trabajo en un cine de Barcelona) tuve que volver a casa para coger el coche y plantarme en Sitges y entrar en el Retiro corriendo con la primera película empezando.

Aguanté todo el maratón (benditas latas de Monster) y mientras escribo estas líneas he dormido casi 1 hora tras lo de anoche, pero aún así no lo cambiaba por nada. Bueno, sí, por la party salvaje de voluntarios de la organización con barra libre. Pero he sido fiel a esta edición «papi responsable» ya que no he podido verme muchas películas y encima es la primera vez que no tengo fiesta el último finde.

Pero bueno, seguramente para Sitges 2018, que ya han dicho que rendirá homenaje a ‘2001: Una odisea del espacio'(1968), de Stanley Kubrick justo cuando se cumplen cinco décadas de su estreno, será mejor. Quien sabe si con apartamento desde allí, si viendo más pelis o yendo sólo a las fiestas con barra libre.

 ‘DOWNRAGE’, sálvese quien pueda a toda costa

¿De qué va? Un grupo de amigos que viajan en una furgoneta de camino a una fiesta de cumpleaños cuando son atacados por un francotirador que les revienta una rueda. Sin posibilidad de escape, deberán buscar formas de protegerse en medio de la nada y con un francotirador con muy buena puntería.

¿Quién la hace y quién sale? Dirige Ryûhei Kitamura, uno de los nombres de culto dentro del contemporáneo cine japonés responsable entre otras de ‘No One Lives’ (2012). Kelly ConnaireStephanie PearsonAnthony KirlewRod HernandezJason Tobias y Alexa Yeames son los pobres atacados.

Mini crítica: Del maratón esta era la que más ganas tenía, y eso que superé la fase de sueño a tope para catarla, pero para mi desgracia acabó siendo una gran decepción. Da rabia ver como una buena y seria premisa (de las que me flipan por su sencillez) acaba desencadenando risas involuntarias.

La cinta empieza bien, pero su gran fallo está en el guión y en sus interpretes. Me juego lo que sea que Kitamura llegó a un punto en que no sabía que hacer y fue escribiendo lo primero que se le ocurría. Tuviera sentido o no. Y eso se lo ves a los actores, que sobreactuaciones aparte, pasan la mayor parte del tiempo con la mirada perdida, respirando fuertemente y hablando de chorradas como si estuvieran delante de la máquina de café.

¿En serio? ¿No se os ocurre nada mejor? El clímax llega en el tramo final donde las situaciones ridículas, los giros de guión absurdos y las risas de los espectadores entran en juego matando la poca tensión que había y  Me parece bien que una película no se llegue a tomar en serio así misma, pero que lo haga desde el principio. Estas licencias no son buenas para nadie.

Baldómetro: Mala 2/5


 ‘LEATHERFACE’, la infancia definitiva del cara-cuero.

¿De qué va? Un joven llamado Jed Sawyer se escapa de un Hospital psiquiátrico de Texas junto a unos reclusos aliados a él y una pobre joven enfermera que es secuestrada por ellos. El grupo se embarcará en un viaje infernal por carretera mientras son perseguidos por un trastornado agente de la ley que busca venganza por la muerte de su hija a manos de Sawyer.

¿Quién la hace y quién sale? El dúo responsable de la francesa ‘À l’intérieur’ (2007), Alexandre Bustillo y Julien Maury, dirigen esta octava entrega de la saga donde la cara más reconocida dentro del reparto es la de Stephen Dorff, a quien le acompan Vanessa Grasse, Sam Strike y Lili Taylor, entre otros.

Mini crítica: ¿Otra precuela? Sí, amigos. El universo de ‘La matanza de Texas’ vuelve a tener una precuela, pero esta vez una que le hace algo de justicia. Así que obviad el remake de 2003 y su secuela de 2006. Es decir, esta cinta es una precuela de la original de toda la vida.

Y se nota. Bustillo y Maury no sólo han querido rescatar la atmósfera y el horror creado por Tobe Hooper en los años 70, sino que profundizan en los orígenes de la familia más disfuncional de Texas que tanto vimos en las cintas originales. El olor a américa profunda y toxicidad entre sus miembros queda patente desde el primer momento.

El problema es a la hora de enfocar a los personajes y su empatía, concretamente con Leatherface (que hábilmente juegan a esconder su identidad) ya que el drama tiene tanto protagonismo que el festín de violencia y gore lo estás deseando como agua de Mayo sin importarte nada más. A pesar de ello, los directores saben a qué juegan y la puesta en escena deja momentos más que contundentes que compensan las roturas de ritmo.

Baldómetro: Regular 2,5/5

 ‘CULT OF CHUCKY’, un muñeco asesino en horas bajas

¿De qué va? Tras lo ocurrido en ‘La maldición de Chucky’ (2013), Nica está el manicomio convencida de que ella fue quien mató a su familia. Como parte de la terapia, su psiquiatra utilizará un muñeco Good Guy cuya aparición coincidirá con una horrible cadena de asesinatos en el centro que llamarán podeorsamente la atención de Andy Barclay y Tiffany.

¿Quién la hace y quién sale? El creador de la saga, Don Mancini, escribe y dirige esta séptima entrega que cuenta con los repetidores Fiona DourifAlex Vincent y Jennifer Tilly. También hay que destacar a Michael Therriault y Adam Hurtig, entre otros.

Mini crítica: Desde luego se nota que esta séptima entrega de las aventuras del muñeco diabólico ha salido directamente al mercado doméstico en Estados Unidos. Todos le tenemos cariño al personaje, pero con cada entrega la saga ha ido empeorando hasta pasar del terror a la parodia.

Aquí ocurre algo peor: el fondo es más serio, se vuelve más a los orígenes, pero el guión es horrible. Sus agujeros son tan grandes como ridículos, y la aportación de personajes que podrían dar mucho más de sí como otra vez el niño crecidito de la primera película o la ‘churri’ de Chucky es nula y muy molesta.

Ojo, hay que aplaudir el apartado técnico, ya que han dejado de lado el CGI cutre para usar más los efectos artesanales, incluyendo buena dosis de gore que tan bien queda en una fotografía fría y blanca como la del manicomio. Pero claro, cuando no hay muertes de por medio con litros y litros de sangre salpicando a las personas los chistes de Chucky no pueden sostener todo un filme. Visible sólo para los incondicionales (a pesar de todo) de la saga.

Baldómetro: Mala 2/5

[SITGES 2017] Clásicos de Drácula, clausura con ‘The Lodgers’, los niños de ‘Stranger Things’…

Entre la rueda de prensa de ayer en Madrid y la salida de los horarios de todas las películas de hoy, el Festival de Sitges está más cerca que nunca. Del 5 al 15 de Octubre se irá recordando a los clásicos del cine fantástico que han pasado por sus salas desde hace medio siglo, culminado en la clausura a cargo del director irlandés Brian O’Malley y su ‘The Lodgers’, un cuento gótico de horror situado en la Irlanda rural de principios del siglo XX.

Por su parte S. Craig Zahlerque deslumbró con su ópera prima ‘Bone Tomahawk’, regresa a Sitges con la brutal ‘Brawl in Cell Block 99’, en la que un exboxeador reconvertido en traficante de drogas encarnado por Vince Vaughn aterriza en una prisión que se convertirá en un auténtico campo de batalla. Procedente de Estados Unidos también podrá verse ‘Happy Death Day’, una divertida comedia de terror firmada por Christopher Landon, que mezcla los argumentos de ‘Scream’ y ‘Atrapado en el tiempo’, hasta enloquecer a Jessica Rothe, que ve como un enmascarado la mata, una y otra vez.

Después de un año 2016 en el que los grandes autores asiáticos coparon la programación del Festival de Sitges, en la presente edición, el espectador podrá comprobar que hay vida más allá de grandes títulos como ‘La doncella’, con películas como por ejemplo la taiwanesa ‘Mon Mon Mon Monsters’, de Giddens Ko, que combina el bullying escolar con el terror sobrenatural en un film que desborda talento, ingenio y que se encuentra entre las sorpresas que el Festival presenta cada año. Otros debuts destacados de la selección asiática son el de Jonathan Li que presenta ‘The Brink’, un thriller 100% hongkonés, protagonizado por Shawn Yue, que va a sorprender; y el de Sa-Rang Lee que consigue con ‘Ri-eol’, un cruce entre Nicolas Winding Refn y el mejor thriller coreano.

De Hungría llegará ‘Jupiter’s Moon’, de Kornél Mundruczó, director que siempre ha introducido el elemento fantástico de manera inteligente en sus películas, convirtiéndolo en un mecanismo visual perfecto. Más talento europeo este año en Sitges con ‘Thelma’, del noruego Joachim Trier, que desde un punto de vista autoral, presenta un thriller sobrenatural que ahonda en la existencia humana; con la superproducción rusa ‘Salyut-7’, film que narra el rescate de la estación espacial Salyut 7 en 1985; o con el espectacular western holandés ‘Brimstone’, protagonizado por Dakota Fanning y Guy Pearce.

Dentro de la sección Sitges Clàssics no podían faltar las películas sobre el chupasangre más famoso del mundo en un ciclo imprescindible: el ‘Drácula’ de 1931 con Bela Lugosi; el del 1958 con Christoper Lee y Peter Cushing; el de 1979 con Frank Langella; ‘El conde Drácula’ (1969) de Jesús Franco con Lee por las calles de Barcelona; la mexicana ‘El vampiro’ (1957), una insólita y notable aproximación que sirve de puente entre las versiones del mito presentadas por la Universal y la Hammer; y hasta subproductos como ‘Dracula: Pages from a Virgin’s Diary’ (2002) con coreografía expresionista que se mueve al son de la música de Gustav Mahler o ‘Blacula’, la versión blaxploitation sobrada de mojo y con un centenario príncipe africano extraviado en Los Ángeles de los años setenta. Y por descontado ‘Drácula de Bram Stoker’ (1992), de Francis Ford Coppola.

Para acabar unas cuantas perlas imprescindibles: ’68 Kill’, un thriller del escritor de ‘Cheap Thrills’ (2013), Trent Haaga, que ganó el Premio de la Audiencia en el Midnighters del SXSW; ‘Beyond Skyline’, la secuela de ‘Skyline’ (2010) con Frank Grillo e Iko Uwais enfrentándose a una nave alienígena; ‘Brigsby Bear’, una comedia tierna y excéntrica a partes iguales que ha causado sensación en Sundance y en la Semana de la Crítica de Cannes; ‘Cult of Chucky’, la séptima entrega del muñeco asesino protagonizada por Alex Vincent, el niño de la cinta original, y dirigida por el creador Don Mancini; o ‘Tragedy Girls’, una divertida propuesta con un asesino en serie atrapado por unas locas de las redes sociales.

Y muchas más cosas: animación japonesa, documentales, el Samsung Sitges Cocoon y sobretodo la presentación por todo lo alto de las nuevas temporadas de las series, como la de la segunda temporada de ‘Stranger Things’ con las presencias de Millie Bobby Brown y Noah Schnapp, dos de sus queridos niños protagonistas.

SITGES 2019

Archivos